Nuestro Blog

Por:0 Comentarios

Redescubriéndome a través de mi maternidad

Hola!!
Me presento…soy la típica mamá perfecta antes de que nacieran mis dos pequeñas, porque claro…mi idea de una MADRE PERFECTA estaba definida con las siguientes frases:


“Deberían los papás controlar a ese niño, ellos tienen la culpa, se les va a salir de control”,
“Mis hijos no jugarán con el celular nunca”,
“Mis hijos no verán tele hasta los dos años”,
“Mis hijos irán a la escuela hasta los 3 años”,
“Ellos jamás me harán un berrinche”,
“Una buena nalgada a tiempo será suficiente”,
“No van a comer dulces”,
y la que MÁS recuerdo, es esta frase que tenía súper segura iba a utilizar siempre a mi favor “No te daré explicaciones…¡simplemente porque soy tu mamá!”. Definitivamente mi intención con estas frases no es decir si están bien o mal, mi punto aquí es que definitivamente aplica la frase: “ES DE MADRES SABIAS CAMBIAR DE OPINION”, pero…¿qué es lo que pasó con mi intención de ser una madre perfecta?


Bueno pues me di cuenta de que NO EXISTE ESE CAMINO del que tanto me imaginé hacía una maternidad perfecta, si no que se trata de irte transformando y cambiando en alguien totalmente nuevo a quien tú creías que eras…y claro, tu esencia debe persistir, pero la maternidad trae consigo un cúmulo de experiencias que te ayudan a irte re-descubriendo poco a poco, en el que tu instinto te va guiando hacia ese encuentro con tu nuevo YO.
Por supuesto no es fácil, ya que de repente nos encontramos con situaciones en las que jamás pensamos que estaríamos…¿dejarlo llorar?, ¿darle pecho?, ¿abrazarlo?, ¿darle chupón?, ¿darle agua?, ¿colecho?, ¿qué duerma en su cuarto?, pero…¿QUÉ PASA?


Yo tenía la solución ante todas esas preguntas antes de ser madre y ahora aquí estamos…dividas en dos respuestas tan opuestas pero a la vez tan propias, pensando en qué haría aquella mamá perfecta que tan segura estaba que yo lograría ser, y la mamá que realmente estoy descubriendo dentro de mí.


Y apenas después de 5 años, he caído en cuenta que NO EXISTE LA MATERNIDAD PERFECTA, cada madre es perfecta siendo ella tal cual es, pero realmente TAL CUAL ES…siguiendo nuestro instinto y corazonadas, dando gracias de haber nacido en esta época llena de tanta información respecto a tantos temas de maternidad, que claro que es algo agobiante tener tantas teorías de que si los traumas o no los traumas…PERO ahí es donde entra nuestro nuevo instinto, ese sexto sentido de madre en el que sabemos cuál es la correcta decisión para nosotros y nuestros pequeños…aunque te lo anticipo, muchas veces nos equivocaremos y haremos cosas que en definitiva no están dentro de nuestro camino hacia lo que queremos, pero no será por falta de amor a nuestros hijos, ni por ser malas madres…será parte de nuestra transformación, encuentro y aprendizaje de cada día, y nos equivocaremos porque somos humanas, madres humanas buscando hacer lo mejor para esos seres de los cuales estamos locamente enamoradas.

 
Y, ¿sabes?...¡SI TE JUZGARÁN, claro que lo harán! ¡Porque lamentablemente nos movemos en una sociedad que espera seamos “perfectas” para elloa. Pero la BUENA NOTICIA!!!! ¡El único ser humano que no te juzgará será él o ella, tu hijo que cada noche te verá con esos ojos de amor incondicional, con esa mirada que no juzga y que al contrario te ama cada día más, por ser para él/ella el ser humano más especial e importante en su vida, quien día a día en pequeñas y grandes acciones, busca siempre su felicidad!


Yo, después de 5 años de maternidad, sigo reconociéndome, queriéndome, aceptándome…y eso, es lo que he aprendido que es el mejor regalo que podemos hacerle a nuestros pequeños…una mamá que se sabe imperfecta y se acepta tal cual es.


¡Con todo mi cariño para todas las mamás en búsqueda de su nuevo YO!
Atte: ¡Una mamá como tú!

0 Comentarios

Deja tu comentario

logo