Nuestro Blog

Por:0 Comentarios

El primer nacimiento

Como se los platiqué antes, mi primer embarazo fue muy tranquilo, muy deseado, sano, sin miedos de nada, al contrario con mucha ilusión de saber que tanto iba a pasar en nuestras vidas con un bebé. Todo lo que yo sabía de maternidad era que los bebes son una bomba de ternura y que tener un hijo es lo mejor que nos podía pasar como mujeres; y no me mal interpreten claro que mis hijas me derriten de la ternura y han sido de mis mejores experiencias en la vida, pero un bebé nuevo en una familia es mucho más que eso. En fin, se llegó la semana 20 y me puse a buscar clases de yoga para embarazo, regularmente hacía ejercicio y lo deje de hacer simplemente por el mito de que “una mujer embarazada no debe de hacer esfuerzos” y al no saber yo mucho del tema y confiar en mi primer gine aborté la misión del GYM, pero ya después de 4 meses mi cuerpo me pedía moverme y hacer algo distinto a pasar horas sentada en la silla de mi trabajo. En mi búsqueda de un yoga para embarazadas encontré información de las chicas de Danatal (gracias destino por ponerlas en mi vida), al ponerme en contacto con ellas me dieron información de los cursos psicoprofilácticos, palabra rara que en la vida había escuchado yo. ¿Preparación para el parto? ¿existe eso? ¿Qué no simplemente el proceso es... te dan cólicos, rompes fuente, le avisas a tu médico, se van al hospital, haces respiraciones rápidas como en las películas, pujas acostada, te duele hasta la madre y listo.... sale tu bebe o si el médico lo considera una cesárea programada ? ¿Había algo más que saber? Bueno pues como mamá primeriza lo quería todo jajaja, así que nos inscribí a Santiago y a mi en esos dichosos cursos, y bueno ¿Qué paso? nos abrieron los ojos, nos dieron toda la información necesaria para poder decidir nosotros el tipo de nacimiento que queríamos para nuestra peque, información 100% basada en hechos científicos y bajo las normas de salud. Después de algunas clases escuchando las ventajas y desventajas de los partos y cesáreas y enterándome que yo podía elegir el tipo de nacimiento para mi hija, a menos que hubiera una situación grave que ameritara algo distinto (aquí también nos informaron cuáles eran las razones reales de una cesárea de emergencia) la primer práctica que hicimos fue un pequeño y discreto cuestionario a mi gine en dónde realmente me di cuenta que sea como sea acabaría en cesárea con ella, por lo que Santiago y yo decidimos buscar a alguien más, preguntamos por recomendación de un médico realmente a favor del parto natural respetado y dimos con Roberto Moreno (el mejor gine obstetra del mundo mundial) pero mi inmadurez me hizo titubear y no quedarme con el (esa es otra muy cómica historia que pronto les platicare) después de con Rober di con otro gine muy muy bueno también el Doctor Tonatiuh con quien me quedé ya que en el había encontrando ésa confianza de que realmente sólo en una emergencia real me haría una cesárea. Pasaron las semanas e ingenuamente en mi semana 38 se me ocurrió poner una foto mía con el este comentario....."semana 38, hagan sus apuestas de cuando nacerá la bebe" el ERROR mas grande que pude haber hecho, yo sola me metí a la boca del lobo, si ustedes están en esto de la maternidad sabrán que un bebe se considera a término entre la semana 38 hasta la 42, y claro mi bebé decidió quedarse en el horno hasta la semana 42, por lo que las 4 semanas anteriores fue una tortura de mensajes bien intencionados pero nada reconfortantes como.... ¿Cómo vas? ¿ya casi nace? (estas dos preguntas todos los días) ¡ya te quedaste de muestra! ¿sabías que a perenganita le paso x cosa por esperarse tanto? ¿por que no querrá nacer? ¿si se mueve? no seas aferrada a un parto.... entre muchas otras mas... dentro de mi yo estaba super segura que todo estaba bien, TODOS los días íbamos al médico y el la revisaba y no había indicios de que algo malo pudiera pasar, corazón perfecto, líquido muy bien, movimientos adecuados, placenta bien, de la semana 41 a la 42 ya mi cuerpo empezaba a dar señales de que pronto iba a abrirse para dar vida a mi nena.. pero por más sabio que es el cuerpo también era algo nuevo para el, también iba preparándose poco a poquito con cólicos por aquí cólicos por allá que llegaban por la noche y se iban en la mañana y bueno yo con tantos comentarios y estos avisos de mi cuerpo que me daban miedo mas que dolor me quebré y me desespere, mi médico me dijo que me veía muy tensa y que si no dejaba fluir las cosas y me relajaba el parto no se iba a desencadenar, me comentó que me fuera a hacer una prueba de estrés que le llaman a la simulación de contracciones para estar seguros que el ritmo cardíaco del bebé no se iba a afectar si me inducían el parto, eso fue un 11 de Noviembre del 2012 , y la prueba me la podían hacer al siguiente día por lo que hubo tiempo para que me volvieran a llenar de miedo con comentarios como ...."eso duele muchisisisimo" "las contracciones con inducción son lo peor" "para que sufres mejor hazte una cesárea" total que no pude mas y no hice la prueba y programamos la cesarea ese mismo día por la tarde, recuerdo que ese día hablé con Faby de Danatal y a diferencia de lo que muchos pudieran pensar, ella mostró una gran empatía a mi situación y me tranquilizó diciéndome que lo que yo decidiera era lo mejor para mi y mi bebe, también recuerdo mis lágrimas al momento de la anestesia pero también las manos reconfortantes del doctor acariciando mi cabello diciéndome que todo iba a estar bien. Dure un año para perdonarme a mi misma esa decisión que tomé por miedo, muy dentro de mi sabía que si me hubiera esperado un día más mi bebé hubiera nacido por parto natural. Mi tema de culpa por la cesárea fue algo mas personal que en otro post contaré, definitivamente cada quien tenemos nuestras propias historias que nos van marcando y convirtiendo en quienes somos, si tu decidiste tener una cesárea o fue necesario hacerla esa es la manera en la que tenía que ser, lo más importante es aprender de cada situación y volvernos mas fuertes en cada experiencia. En Danatal tambien me informé muchisisismo de la lactancia y gracias a eso logré una bella lactancia exclusiva de 6 meses desde el nacimiento de mi bebé ya que también nos dimos a la tarea de buscar a la mejor pediatra del mundo que nos pudo tocar a nosotros Ángeles Hinojosa. Ahora soy la más feliz porque se que me tocó vivir esta experiencia para poder compartirla y años después animar a mujeres que buscan un parto después de una cesárea....pero esa es otra historia :). TE INVITO A SEGUIRME EN INSTAGRAM #undiademama

0 Comentarios

Deja tu comentario

logo